Síguenos en Twitter Facebook Youtube
Noticias

Jueves 23 de Septiembre de 2010

Viaje por la identidad de las chilenas

Revista Ya

La publicación que circula junto al diario El Mercurio destacó el proyecto Identidad nacional, del fotógrafo Julio Donoso, que salió a la luz gracias al apoyo de la Fundación Imagen de Chile y fue expuesta en el aeropuerto Arturo Merino Benítez.Fundación Imagen de Chile - Noticias - Viaje-por-la-identidad-de-las-chilenas Simpleza y felicidad

Por Julio Donoso

Chile es un país curioso, de distintas nacionalidades que se unen y tienen una base, el mestizaje. Hace un año y medio empecé a recorrerlo con la intención de mostrar, a través de mis fotografías, este país de la loca geografía con su tremenda diversidad etnográfica y racial. Decidí hacerlo con retratos en blanco y negro, con fondo negro, y en los que se vieran sólo los rostros, como quien tomase una foto de carné de identidad un poco revisitada.

En este viaje de norte a sur -desde Putre hasta Punta Arenas, pasando por Isla de Pascua- me encontré con muchas mujeres de culturas muy potentes, como las aymaras, las kawéskar, las rapa nui, las mapuches, las pehuenches. Con ellas tuve un contacto de algunos minutos en que a través de una mínima relación, ellas, con una simpleza total, sin ningún elemento más que su cara y su mirada, contaron sus vivencias, su pasado, su vida, sus emociones. Las mujeres en estos retratos hablan mucho, hablan más que los hombres. Su vestimenta, su pelo, sus atuendos hablan por ellas. En sus miradas, se ve alegría, angustia y temor. Se ve decisión y simpatía.

Sus retratos transmiten la vivencia de un país.

Las mujeres del norte son extraordinarias por la sequedad del silencio. Las del sur por la soledad de los vientos de la Patagonia. Los pueblos se aferran a sus creencias, sus dioses y se visten de manera de demarcarse e identificarse. Los pueblos originarios buscan la identidad en sus orígenes, en su pasado, en su historia. Y las mujeres han jugado un rol determinante en conservar, cultivar y desarrollar esa cultura nacional. La llevan en sus entrañas y Chile es prueba de ello. Tenemos a Gabriela Mistral y a Violeta Parra como pilares de nuestra cultura.

El mundo moderno tiende a homogenizar. Todos queremos vestirnos igual y tener el mismo nivel de necesidades, pero la felicidad no pasa por ahí. Al contrario. Las mujeres que conocí en este viaje lo saben. Las del norte, perdidas en Putre, un pueblo que apenas tiene alcantarillado, donde los celulares no tienen señal y el mundo moderno no ha llegado. O las mujeres kawaskar de Puerto Edén que viven en condiciones aún muy primitivas. Ellas son inmensamente felices, porque no tienen la frustración de no satisfacer estas necesidades que nos creamos. Ellas tienen una vida mucho más simple. Yo creo que el Chile verdadero está en los pueblitos, en la gente que no tiene ese peso de la aspiración. Y en ese Chile encontré sólo caras felices. Además, me he maravillado con la diversidad. Ésa es nuestra verdadera riqueza y eso es lo que hay que conservar.