Síguenos en Twitter Facebook Youtube
Noticias

Miércoles 6 de Marzo de 2013

Chilenos forman redes para tender puentes hacia el país

Agrupaciones en el exterior reúnen principalmente a investigadores, empresarios y estudiantes.

Por Paula Leighton N.*

“Apatotado” y “patiperro” son dos características que suelen atribuirse al chileno. Si se le agrega vivir lejos del país, la ecuación da como resultado un impulso irrefrenable a formar redes. Y no son pocas, considerando que fuera del país viven alrededor de un millón de chilenos.

“Tradicionalmente las agrupaciones eran para ayudarse entre ellos, juntarse para un asado el 18 de septiembre, pero en el último tiempo han surgido redes nuevas, que yo llamo ‘de conocimiento’. Son redes que están pensando en Chile, que quieren vincularse con su país”, describe Molly Pollack, directora ejecutiva de la red de talentos para la innovación ChileGlobal, de la Fundación Imagen de Chile, que acaba de lanzar un fondo concursable para apoyar reuniones organizadas por redes de chilenos en el extranjero que fomenten la transferencia de conocimiento al país.

Profesionales, empresarios y estudiantes de posgrado son sus principales integrantes (ver recuadro). Su denominador común es que viven en una misma área geográfica o se desenvuelven en la misma disciplina.

Las redes sociales han sido una verdadera aliada para su irrupción, dice Amaranta Alfaro, periodista, creadora en 2008 de una red de estudiantes chilenos en Europa que en pocos meses llegó al tope de 5.000 amigos, y cofundadora en 2012 de Red Inveca, en Alemania. “Las redes han empoderado a la gente y han ayudado a poner en el tapete temas de discusión que han involucrado al Gobierno, reparticiones públicas, empresas, lo que lleva las conversaciones a un nivel que es productivo para todos”, dice Alfaro.

Desde afuera, también están aportando sus contactos y experiencia a quienes están en el país.

Tras su paso por Singularity University, en Silicon Valley, Bárbara Silva creó BST Innovation, empresa que articula la formación de redes de innovación. En abril llevará a 20 chilenas empresarias y líderes de opinión a Silicon Valley, donde intercambiarán con inversionistas y expertos de Google, HP y la Nasa. “Ellas serán luego habilitadoras de redes. A su regreso podrán ayudar a que nuevos emprendimientos emerjan en Chile”, señala.

Inmerso en las discusiones sobre protección de datos digitales en la Unión Europea, el abogado Osvaldo Saldías, profesor del Instituto Alexander von Humboldt, en Berlín, detectó que Chile tiene las condiciones de convertirse en un ‘hub digital’ donde se establezcan servidores que alojen datos críticos de todo el mundo. Al plantear la idea como miembro de una red de profesionales creada por la Embajada de Chile en Alemania, tuvo el apoyo institucional para empujar la idea hasta convencer a multinacionales y autoridades de gobierno, las que en mayo se reunirán a discutirlo en un seminario en Santiago. “Eso se dio porque en Alemania estoy presente activamente en una discusión que me permitió reconocer una ventana de oportunidades para Chile”, reflexiona Saldías.

También pensando en Chile y el aporte que podrían hacer a su educación, Paulina Pérez, profesora visitante en la U. de Maryland, y Daniela Véliz, candidata a PhD en Educación Superior de la U. de Maine, impulsaron en EE.UU. la Red de Investigadores en Educación Chilena (RIECH), que busca “transferir conocimiento entre investigadores chilenos en el extranjero y la comunidad académica en Chile para aportar a la investigación y el diseño de políticas educacionales”, cuenta Daniela Véliz.

Las redes de científicos e investigadores son las más activas. Sus miembros se reúnen virtual y presencialmente al menos una vez al año y ya existen iniciativas que buscan reunirlas bajo un mismo paraguas, como Chilean Researchers Abroad.

Fortalecer estos vínculos es un capital para el país. “Los chilenos que están fuera son un potencial, porque siempre están pensando cómo Chile podrá aprovechar esto o esto otro. Y esa es una fuerza pensante, actuante y voluntariosa que tenemos que aprovechar”, concluye Osvaldo Saldías.

*Fuente: diario El Mercurio