Síguenos en Twitter Facebook Youtube
Noticias

Jueves 4 de Julio de 2013

Fundación Imagen de Chile expone ante Consejo Chileno para las Relaciones Internacionales

Director ejecutivo, Blas Tomic, enfatizó la importancia de potenciar adecuadamente la estrategia de posicionamiento de la marca país.

 

Un diagnóstico sobre la percepción del país en el mundo realizó el director ejecutivo de la Fundación Imagen de Chile, Blas Tomic, ante el Consejo Chileno de Relaciones Internacionales (CCRI), encabezado por su presidente, Hernán Felipe Errázuriz.

Ante una audiencia compuesta por personalidades vinculadas a las relaciones internacionales de Chile, expuso los matices entre la imagen nacional en el mundo y la que existe en América Latina.

Como idea general, Tomic explicó que cerca de la mitad del mundo no tiene una imagen de Chile y buena parte del resto le atribuye valoraciones comunes a la región, con escasos elementos diferenciadores.

Asimismo, recalcó que los países vecinos son cruciales para Chile en muchas de las esferas de las relaciones internacionales, como el comercio exterior, los flujos de inversión y la actividad turística, entre otras.

De acuerdo al director ejecutivo de la Fundación Imagen de Chile, es clave desarrollar una estrategia de posicionamiento de marca país que conjugue adecuadamente la necesaria diferenciación competitiva con la imprescindible colaboración entre los países.

Entre las condiciones para implementar una estrategia de marca exitosa, Tomic mencionó la necesidad de interiorizar colectivamente el impacto que tiene la imagen país sobre las posibilidades de desarrollo, así como la comprensión de la identidad nacional y el consenso sobre los objetivos e intereses nacionales vinculados a dicho trabajo.

A partir de eso, subyacen el diagnóstico del estado de la imagen y sus variables; el diseño técnico de la estrategia y sus herramientas, además de una asignación de recursos proporcional para las instituciones vinculadas a la construcción de imagen.

Para Blas Tomic, el éxito de esta labor pasa, en definitiva, por una óptima coordinación institucional, acompañada de coherencia y perseverancia en la implementación de la estrategia.