Síguenos en Twitter Facebook Youtube
Noticias

Miércoles 24 de Septiembre de 2014

Fundación Imagen de Chile y Viña Santa Rita invitaron a la prensa internacional a celebrar los 20 años del Carménère

El redescubrimiento del Carménère es un hito trascendental que marca la historia de la vitivinicultura chilena. Hoy nuestro país es el que concentra el 84% de la producción de esta cepa.

El 24 de noviembre se organizará el Día Mundial del Carménère y se realizarán diversas actividades de degustación en Chile.

Fundación Imagen de Chile y Viña Santa Rita invitaron a la prensa internacional a celebrar los 20 años del Carménère

Myriam Gómez, Directora Ejecutiva de la Fundación Imagen de Chile.

Este año se cumplen dos décadas desde que el ampelógrafo Francés, Jean Michel Boursiquot, caminando por los viñedos chilenos de Viña Carmen, descubrió que lo que se pensaba como Merlot era en realidad Carménère, una antigua y casi olvidada cepa bordelesa.

El redescubrimiento del Carménère es un hito trascendental que ha transformado a esta variedad en una cepa insigne para Chile, por su importancia, su originalidad y el aporte que hace al mercado mundial del vino.

En este contexto, la Fundación Imagen de Chile y Viña Santa Rita invitaron ayer a un grupo de corresponsales extranjeros a una conferencia de prensa en la Viña Santa Rita y Carmen para conmemorar los 20 años de este hito. La actividad comenzó con unas palabras de la Directora Ejecutiva de la Fundación, Myriam Gómez, quien destacó la importancia del vino como un embajador de la marca Chile, situación que se ha visto reforzada por los múltiples reconocimientos internacionales , tanto por la calidad de sus suelos como el favorable clima. También remarcó el crecimiento y prestigio de esta industria en el extranjero. “Recientemente desplazamos a Australia y nos transformamos en el cuarto mayor exportador de vinos en el mundo, lo que sin duda posiciona al vino como un potente embajador y constructor de marca país”, sostuvo.

Posteriormente el gerente general de Viña Santa Rita, Andrés Lavados, realizó una presentación al grupo de corresponsales con cifras de la industria y específicamente del Carménère, destacando que Chile cuenta con la mayor cantidad de hectáreas de esta cepa en el mundo, concentrando un 84% de la producción internacional.

Además, el Carménère es la cepa que más ha crecido en superficie en los últimos años. Si en 1997 había 330 hectáreas destinadas a la producción de esta variedad, hoy existen 10.732 hectáreas, lo que representa el 8,2 por ciento de la superficie de viñedos del país. De séptima variedad plantada el año 98, pasó a ser la cuarta desde el año 2005.

Día mundial del Carmenère

Lavados también comentó que Viña Carmen está impulsando la instauración del Día Mundial del Carménère, invitando a toda la industria nacional a celebrar un hito que se transformó en una importante oportunidad de diferenciación y de desarrollo de una variedad olvidada en el mundo.

Por este motivo, en noviembre se realizará un seminario, enfocado en el Carménère, el cual contará con la presencia del ampelógrafo francés, Jean Michel Boursiquot, quien fue clave en el redescubrimiento de esta cepa, junto con destacadas personalidades de la industria vitivinícola.

En el seminario se degustarán los mejores representantes de esta cepa y se lanzará en conjunto con la Biblioteca Nacional el libro: “Patrimonio Vitivinícola, aproximaciones a la cultura del vino en Chile”.

A 20 años del redescubrimiento del Carmenère

Se estima que el Carménère llegó a Chile con las importaciones masivas que se hicieron de variedades de Bordeaux en el siglo XIX (1840 a 1890), cuando las familias que habían obtenido muchos recursos con el negocio del salitre o del carbón buscaron expandir sus actividades o iniciar el desarrollo de productos con más status social como era el vino.

En esta importación de plantas en que se trajo principalmente Cabernet, Merlot y Sauvignon Blanc, venían confundidas miles de plantas de Carménère que en la época ya se dejaba de producir en Francia, debido a sus problemas de adaptación en la zona de Bordeaux y por su sensibilidad a la filoxera, un parásito de la vid.

Años más tarde se empezó a comentar que el Merlot que se producía en Chile era muy distinto y con características particulares. Incluso se hablaba del Merlot chileno por su marcada diferencia con el Merlot francés.

El 24 de Noviembre de 1994 en Viña Carmen, el ampelógrafo Francés, Jean Michel Boursiquot, descubrió que la uva llamada Merlot o Merlot Chileno era realmente Carménère, una uva ya extinta de Burdeos.

Pese a que en un comienzo esto fue un escándalo para la industria nacional, en Viña Carmen, donde se reveló la identidad de la uva, decidieron comercializar el vino como la “variedad perdida de Burdeos que nadie más tenía”.

Así, en 1996, Viña Carmen, envasó por primera vez un Carménère, pero lo hizo bajo la identidad de Grande Vidure (ya que la variedad Carménère no estaba inscrita ante el Ministerio de Agricultura ni aprobada por la ley).

Este vino se había cosechado como Merlot en abril de 1994, cuando aún se desconocía que era Carménère, pero al momento de envasarlo ya se conocía la correcta identificación ampelográfica del viñedo.

En el año 1997 Carmen Grande Vidure cosecha 1994 recibió una Gran Medalla de Oro en el concurso de vinos en Montreal, Canadá ganando la atención del mundo.

Ese mismo año se logra incluir a la variedad Carménère, en el listado de variedades productoras de vinos con Denominación de Origen, señaladas en el Decreto N° 464 sobre Zonificación Vitícola y Denominación de Origen.