Síguenos en Twitter Facebook Youtube
Noticias

Miércoles 7 de Diciembre de 2011

Investigadores chilenos captan dramático retroceso de glaciar patagónico

Repliegue de casi un kilómetro en un año fue observado por el Centro de Estudios Científicos de Valdivia (CECs)

En Campo de Hielo Sur

Las condiciones geográficas que hacen de Chile un privilegiado laboratorio natural para el estudio del cambio climático permitieron captar el impresionante retroceso de un glaciar en la Patagonia, específicamente en Campo de Hielo Sur, la tercera mayor superficie congelada del planeta tras la Antártica y Groenlandia.

El trabajo del Centro de Estudios Científicos (CECs) de Valdivia, presentado como primicia mundial en conjunto con Fundación Imagen de Chile, mostró al glaciar Jorge Montt replegándose
cerca de un kilómetro durante un año, hecho que plasmaron 1.445
fotografías tomadas entre febrero de 2010 y enero pasado.

La
investigación apoyada en las imágenes de dos cámaras programadas para
dispararse diariamente en cuatro ocasiones determinó que la estructura de 454 kilómetros cuadrados es una de las que presentan un mayor adelgazamiento y más acentuada regresión en el hemisferio sur.

La marcha atrás del Jorge Montt ha significado cambios en la geografía de los más de 13 mil kilómetros cuadrados de Campo de Hielo Sur, pues descubrió un fiordo no registrado en la cartas geográficas, que ya suma 19,5 kilómetros de extensión en los últimos tres siglos.

“Desde
1898, el glaciar tuvo una primera fase de retroceso sostenida pero
lenta y otra rápida durante la década de los 90, cuando colapsó y
retrocedió siete kilómetros en menos de siete años. Hoy, ha vuelto a acelerar su repliegue, produciendo una gran cantidad de témpanos”, detalló el jefe del equipo científico del CECs, el glaciólogo Andrés Rivera.

La
investigación pudo determinar por medio del uso de receptores GPS, un
láser aerotransportado y propio el registro visual de las cámaras que el
Jorge Montt experimentó un significativo adelgazamiento del hielo y una velocidad en la parte terminal muy alta para su tipo.

Aunque el comportamiento de este glaciar no es único, debido a que la mayoría ha cedido terreno por los efectos del calentamiento global, su respuesta se ve acrecentada por las condiciones oceanográficas en el fiordo de casi 400 metros de profundidad.

“La
Patagonia ha experimentado cambios climáticos a tasas mucho más
moderadas que las observadas en el resto del mundo, sin embargo, casi todos los glaciares de la región han experimentado pérdidas de áreas. Y el Jorge Montt es el que tiene el récord de retroceso”, agregó Rivera.

La directora de Comunicaciones de Fundación Imagen de Chile, Jennyfer Salvo, aseguró que mientras se celebra en Sudáfrica la XVII Cumbre de la ONU sobre Cambio Climático (COP17),
“investigaciones como ésta vuelcan las miradas del mundo científico
hacia el país, poniendo de relieve sus inmejorables cualidades para el
desarrollo de la ciencia”.

En su larga extensión y compleja
geografía, Chile constituye un extenso laboratorio natural para estudiar
y entender el cambio climático. La cordillera de los Andes,
que recorre su territorio entre el desierto altiplánico y el extremo
sur patagónico, alberga miles de glaciares, que totalizan un área
superior a los 21 mil kilómetros. Estos cuerpos de hielo ubicados a
diferentes latitudes y altitudes muestran con detalle los efectos del
cambio climático y el calentamiento global.

Las persistentes transformaciones de la geografía de Chile han
dado paso a nuevos fiordos en el sur y han alterado cuencas por medio
del vaciamiento repentino de lagos glaciares GLOF (glacial lake outburst
flood), pero también modificando la visión sobre el entono natural y
sus consecuencias para la existencia humana.

El equipo de
glaciología del CECs junto a otras organizaciones gubernamentales y del
extranjero se ha empeñado en estudiar científicamente estos impactos y
en la actualidad desarrolla un extenso plan de monitoreo y estudio de los glaciares más emblemáticos de Chile.