Síguenos en Twitter Facebook Youtube
Noticias

Viernes 23 de Noviembre de 2012

Columna de Blas Tomic: La imagen de Chile y el fallo de La Haya

“Avanzar en la construcción conjunta de oportunidades de mutuo beneficio será nueva evidencia de que Chile merece su buena imagen internacional”, planteó el director ejecutivo en El Mercurio.

Por Blas Tomic, director ejecutivo de la Fundación Imagen de Chile*

Entre el 3 y el 14 de diciembre se desarrollará en La Haya, ante la Corte Internacional de Justicia, la fase oral de la controversia entre Chile y Perú en torno al límite marítimo que une (o separa) a ambos países. ¿Impactará este proceso y su desenlace la imagen internacional de Chile?; ¿importa algo nuestra imagen internacional cuando lo que está en juego es la soberanía territorial? Dimensionar el impacto en imagen internacional de este proceso es complejo y, por eso, resulta interesante mirar algunos hallazgos obtenidos por la Fundación Imagen de Chile.

Diariamente, monitoreamos lo que se publica sobre nuestro país en los 77 medios de comunicación más relevantes de 15 países que son para Chile de alta prioridad, tanto por razones políticas como económicas. A partir de esa base, revisamos por lectura directa el contenido de alrededor de 7.500 artículos cada 3 meses y presentamos las conclusiones en un informe que llamamos Chile Monitor.

Por primera vez en este año, en el trimestre julio-septiembre, la cobertura al litigio en La Haya se ubica entre los 10 temas con mayor presencia sobre Chile, con 75 publicaciones. Casi todas éstas (88%) son de medios peruanos, el 5% de Bolivia, otro 5% de España y un 2% de Estados Unidos. Lo anterior denota que el alcance comunicacional de la controversia está básicamente restringido al vecindario. Como es de esperar de un buen trabajo periodístico, el 98% de las publicaciones son meramente informativas y sólo el 2% contiene menciones negativas hacia Chile. Esto incluye las publicaciones peruanas, lo que demuestra que a ambos lados de la frontera se hacen esfuerzos por darle a este tema un cauce ecuánime.

También es posible identificar a los voceros nacionales más citados: el primer lugar lo ocupa naturalmente el Presidente Sebastián Piñera, con un 32% de las menciones. Además del ministro de Relaciones Exteriores, Alfredo Moreno, el escritor Jorge Edwards tuvo en este trimestre una figuración destacada, producto del llamado a la concordia que hiciera conjuntamente con el Nobel Mario Vargas Llosa.

¿Qué se puede concluir a partir de estos datos?; ¿acaso que no es necesario ponerle atención a nada que no sea la argumentación jurídica que nos toca esgrimir ante los jueces que luego deberán dirimir la controversia?; ¿o, tal vez, que al final de cuentas este asunto es sólo un diferendo bilateral con Perú?

Por supuesto que no. Indudablemente, la cobertura internacional aumentará tan pronto se inicien los alegatos orales. Y, probablemente, alcanzará un máximo cuando se comunique el fallo y se conozcan las reacciones de ambos países, de sus gobernantes, de sus líderes de opinión y de su población en general.

En Chile sabemos que, sea cual sea el fallo de los jueces, nuestro país lo respetará. Pero el mundo, y más importante aún, América Latina, observa con atención para confirmar o modificar su impresión sobre quiénes somos y cuáles son nuestros valores. Nada hay más determinante para la imagen de un país que la percepción que se tenga sobre el aporte que ese país hace a que el mundo sea un mejor lugar para todos.

Chile se ha ganado un merecido prestigio en el ámbito internacional. Se nos distingue como un país que ha sabido enfrentar con madurez los desafíos internos y externos del progreso económico, político y social. Incluso en el mismo Perú, donde la Fundación Imagen de Chile llevó recientemente a cabo un amplio estudio, nos ven como un país que ha seguido un camino al desarrollo y que tiene aprendizajes que compartir.

La relación bilateral muestra más intereses comunes que diferencias. La divergencia terminará el día que salga el fallo e inmediatamente seguiremos adelante con la intensa relación que ya existe. Por eso, al margen del desenlace que tenga la controversia, avanzar en la construcción conjunta de oportunidades de mutuo beneficio será nueva evidencia de que Chile merece su buena imagen internacional. Cuidarla es un patrimonio y una responsabilidad de todos los chilenos.

*Columna aparecida el 23 de noviembre de 2012 en El Mercurio de Santiago.