Síguenos en Twitter Facebook Youtube
Noticias

Martes 10 de Marzo de 2009

Sale al mundo Zeno Clash, videojuego íntegramente desarrollado en Chile

Lanzamiento en abril

Desde que su versión demo comenzó a circular por Internet, la creación de los hermanos Bordeu despertó la atención de usuarios, expertos y grandes empresas, que ya lo confirmaron para sus catálogos online.Fundación Imagen de Chile - Noticias -
Ghat, un joven habitante de un anárquico mundo prehistórico, debe escapar de su tribu e internarse en los exóticos parajes de Zenozoik. En su viaje, se enfrenta en combates cuerpo a cuerpo a decenas de seres con escalofriantes características.

Ésta es la trama de Zeno Clash, el videojuego con que los hermanos chilenos Andrés, Carlos y Edmundo Bordeu debutan en abril en las grandes ligas de esta industria, reunidos formalmente en la empresa ACE Team, que integran otros tres colaboradores.

El título ha sido nominado en la categoría Artes Visuales del 11º Independent Games Festival, un evento considerado como el “Sundance de los videojuegos”. Anteriormente, el portal Mod DB –un popular sitio de descargas de desarrolladores autónomos- lo había reconocido como el mejor lanzamiento.

Como otra muestra del carácter global de este negocio, el software estará disponible para descargas online en los portales Steam y Direct2Drive. También se venderá en el comercio tradicional, pero de Rusia y otros 11 países de la ex Unión Soviética, gracias a un contrato de distribución firmado con la empresa Noviy Disk…

Los Bordeu explican que, económica y creativamente, haber desarrollado un título únicamente para el mercado local habría sido absurdo, pero que “muchos países han conseguido mostrarse el mundo” por esta vía, como sucedió en Ucrania con el S.T.A.L.K.E.R.: Shadow of Chernobyl, que recrea el trágico accidente ocurrido de la planta nuclear en 1986.

De Batman a Ghat

Los 128 KB de memoria del Macintosh Classic que les regaló su padre les bastaron a los Bordeu para iniciarse a principios de los 90 con la modificación de juegos. Primero fueron los colores en títulos del tipo Space Invaders o Pac-Man. Más tarde trasplantaron Ciudad Gótica y toda su fauna al Doom, lo que les valió respeto entre la comunidad “gamer”, y se atrevieron con el Quake 3.

Los gemelos Andrés y Carlos, ambos de 30 años y con estudios de Ciencias en la Universidad Católica, tuvieron posteriormente su bautismo en Wanako Games, la firma pionera en la industria local por la que a comienzos de 2007 Vivendi, matriz de Canal+, Universal Music y Activision Blizzard, pagó US$ 10 millones.

Inquietos como pocos, decidieron independizarse, sumando a su hermano Edmundo –diseñador gráfico de la UC de 25 años- y reclutando al matemático y programador David Caloguerea. Arrendaron un departamento en la comuna de Providencia que aún los acoge y comenzaron a darle sustancia a Zeno Clash.

No pasó mucho tiempo para que la versión demo de este first person shooter (FPS, como le denominaría técnicamente un entendido) dando vueltas por Internet llamara la atención de Valve, la firma responsable de los superventas Half-Life, Counter Strike o Left 4 Dead. Provistos del avanzado motor gráfico Source, han pasado los dos últimos años afinando su creación.

Constante ascenso

La proyección internacional y el potencial de ACE Team son insospechados, sobre todo por los colosales números de esta industria. Por ejemplo, desde su salida en 2006, la consola Nintendo Wii ha comercializado más de 40 millones de unidades, cifras similares a las vendidas por juegos como Wii Sports o Super Mario Bros.

“Los países desarrollados se toman muy en serio esta área, porque saben su potencial dentro del sector del entretenimiento y que va como cohete para arriba, por lo que le entregan, entre otros varios privilegios, beneficios tributarios”, expone Andrés Bordeu, consciente de que la suya es apenas la segunda experiencia en un mercado incipiente como el chileno.

A juicio de su hermano Carlos, los videojuegos han sufrido incluso en menor medida los efectos de la crisis mundial, pues –aparte del capital humano- los costos para los desarrolladores suelen ser bajos para un producto interactivo y de calidad que desde US$ 20 ofrece innumerables horas de diversión.

“No hay ninguna industria que requiera un equipo más multidisciplinario que ésta. Guardando las proporciones, se asemeja a hacer una película, pues demanda interpretación dramática, iluminación, fotografía, música, un guión… Es un trabajo enorme, gigantesco”, relata.